RSS

Bienvenidos a la web oficial de LUIS AVERO

Este pequeño pensamiento, trata de explicar de donde vienen las letras, que compone mi nuevo disco, solo deseo que os ayuden tanto, como lo han hecho conmigo.

“El gato y el ratón” ¿Cómo expresar ese tiempo de dudas y preguntas por el que estaba pasando? Hablando con Él, eso fue lo que hice, y  Él me respondió. En el fondo sabía acerca de su existencia, como decía Job “De oídas te conocía”. Así es. Mi mama lo pasó muy mal conmigo en el embarazo, nací de siete meses y tuve complicaciones en la cabeza de la cual, llevo una cicatriz de lado a lado, eso me recuerda el milagro que Dios a hecho conmigo. Valorar las cosas sencillas y reconocer el poder de Dios me hace decir “Dependo de tu aire”. Me pregunto si yo estaría dispuesto a dar mi vida por mis enemigos ¡Jesús lo hizo! Cuando le acepté como mi Salvador, grité de alegría “¡Amén, Amén, Amén!” Ya “No hay barrera”, Dios se ha acercado a mí a través de Jesús y él vive en mi corazón ¡Qué pasada!

Al “hacerme mayor” mi preocupación era encontrar una esposa hasta que, desesperado, dejé el asunto en las manos de Dios y me dediqué a servirle con empeño. Como si de un chasquido de dedos se tratara apareció Marita en mi vida, otra sorpresa más. Me quité el sombrero ante Él y le dije: “Son grandes tus maravillas”, tú abres las puertas cuando parece que ya no hay respuestas. No solo recibí una esposa, sino también mi primera hija, Candela, dos regalos de golpe. Así es Él.

Mi fe es probada todos los días; a menudo tengo que doblegar mi corazón y decirle a Dios: “Aquí estoy” ya no puedo más, y después de hacerlo acabo diciendo “Tengo un Dios maravilloso”, no por solucionar mis problemas, sino porque los utiliza para acercarme a su presencia y entregarle todo mi ser. Con Él puedo decir que “Yo solo sé que vivo por la fe”, cada día y en cada circunstancia, su amor no tiene límites ni condiciones; lo comprendí cuando nació mi segunda hija, Ester. Pase lo que pase,  ella nunca dejará de ser mi hija, ni yo dejaré de ser su padre. A Dios siempre le podré decir “Tú siempre fuiste mi papa”.

Dios me llama a servirle. Le pido “Abre la puerta” de tus bendiciones o animo a la gente  cantado “Alábale”, pero si no tengo amor de nada sirve y si este me falta es “Cuando cierro la puerta” de mi habitación y le busco.

 
1 Comentario

Publicado por en diciembre 13, 2011 en Uncategorized

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.